Situación

Sants estaba estratégicamente situado a poca distancia de Barcelona, saliendo por el portal de Sant Antoni, dirección sur y a medio camino (más o menos en lo que ahora es la Avenida Mistral) había una cruz de término a la que pusieron un techo que le dio el nombre con la que fue conocida “Cruz Cubierta” (Creu Coberta) y que le dio el nombre a la importante calle que desde la Plaza España, en línea recta, enlaza con la Calle de Sants, formando la que hasta hace muy poco era conocida como “La Carretera”. Cerca de esta cruz, se encontraba el Monasterio de Valldonzella donde pernoctaban reyes y visitantes ilustres antes de hacer la entrada en Barcelona para ser recibidos, adecuadamente, por sus autoridades. Este monasterio, durante la guerra de los segadores, fue quemado y las monjas que lo habitaban pasaron al priorato de Nazaret, dentro de la Ciudad, lugar que durante la Semana Trágica siguió la misma suerte del monasterio anterior; más tarde se construyó el nuevo Monasterio de la calle de Císter.

Primeras infraestructuras

En Sants se construyó la estación de tren de Barcelona a Martorell, también seconstruyó la carretera que unía Barcelona con la capital de España (de aquí el nombre de “la carretera”), mientras se iba consolidando la existencia de muchos almacenes de grano que se instalaron a ambos lados de esta importante vía. También justificaba su existencia el hecho de que, seguramente, desde el puerto se accedía con facilidad sin tener que traspasar las murallas de Barcelona y sin la necesidad de pagar las tasas pertinentes. Todo ello hizo, que en el siglo dieciocho, esta importante vía de comunicación se consolidara como una vía con una alta concentración comercial y, también, un buen lugar de paseo. Hoy – dos siglos más tarde – esta aseveración continúa estando vigente, porque de punta a punta, su largo recorrido, que atraviesa los barrios de Sants y de Hostafrancs, ha acontecido en un bulevar que concentra medio millar de establecimientos, en el que sus aceras arboladas ofrecen un paseo plácido y entretenido.

La Carretera

Era habitual y una costumbre seguida por mucha gente del barrio, que el domingo al salir de misa uno orientara sus pasos hacia la Carretera, dirección Plaza España, a través de un largo paseo largo, en el que se podían contemplar los diferentes escaparates, o los tranvías o cualquier cosa que pasara y que podía parecer extraordinario.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone
Contactar